domingo, 6 de julio de 2008

Despues de todo...


“No dejar crecer un amor es casi como negar tus raíces”…

La vida es tan corta como desafiante… no haber logrado que me hablara con seguridad y confianza fue tan cruel como ver desmoronarse paulatinamente mi alma… ¿Por qué siento tanta tristeza si sabia que sucedería tarde o temprano?... tal vez no me conozco tanto como creo, o talvez el poco tiempo a su lado me ha hecho cambiar tanto que he olvidado los pasos que debo seguir…

A pesar de la ignorancia que le acude, a pesar de que hay tantos impedimentos para acoger la verdad, a pesar de que lamento haber descubierto tarde sentimientos que me incitan a creer en lo imposible, admito que no desfallecí ante ello, pero admito aún más que nunca espere sentir lo que ahora…

Estoy convencida de que el tiempo transcurrirá de una manera tan acelerada que terminará por saciar al olvido… y que esto que siente ahora se apagara con sus ansias de sentirse amado desde cerca… sólo le ruego a Dios que los éxitos estén de la mano en su camino y que nunca borre de su memoria la imagen de esta niña de pensamientos arduos de comprender e inadecuados para muchos…

¿Por qué todo tiene que terminar así?... ¿Por qué las personas que más quiero deben alejarse de mi para vivir tranquilas?... ¿Por qué cuando por primera vez siento la felicidad cerca esta decide volar tan lejos?... ¿Por qué mis ojos se llenan de lagrimas precisamente ahora?... ¿Por que la voz se me quiebra al hablar de tan bellos recuerdos?... ¿Por qué tambaleó tanto al decir frente a mi espejo que ya no veré sus lindos ojos cada día?...

No puedo eludir la extremada aflicción que siente mi corazón al saber que he perdido en contados segundos un amor que sentía mío, cuando ni siquiera lo era… pero tampoco puedo mantener y forzar algo que desde un principio se veía caer lentamente al vació… no puedo mentirle a “mi gente” diciendo que me avergüenza haber cometido tantos errores cuando en realidad me enorgullece haber aprendido algo de ellos…

Me niego a vivir nuevamente en promesas, ahora solo cuentan para mi los hechos… es poco el tiempo que ha pasado pero son demasiados los miedos que han resurgido de la nada… ¿Por qué tengo que abrir los ojos y ver una realidad que no parece mía?... ¿Por qué tengo que pasar por algo que no deseo?... ¿Por qué tengo que pagar con creces las equivocaciones de mi inmadurez?...

En sus brazos me sentía tan aceptada… tan libre… tan querida… que no percibí lo que me expresaba su mirada realmente, y… lo único que hice fue contaminarme de dudas y sentimientos equívocos… llenarme de egoísmo y juzgar algo que no conocía ni merecía sentir… ¿Por qué evadí las obligaciones que había trazado para con él?...